¿Por qué poner estufas de leña?

estufas de leña

Con esta temporada de frío, solo pensamos en llegar a casa y encender la estufa, pero, ¿Cuál de todas es la mejor? 

Hace un tiempo te hablamos de que la mejor opción eran las estufas de pallets, pero hoy queremos hablarte de las estufas de leña, una de las mejores opciones de la actualidad puesto que utilizan una fuente de energía renovable, que es muy respetuosa con el medioambiente.

Si quieres que te contemos todo sobre estos calentadores, quédate a leer el artículo.

¿Qué son las estufas de leña?

Dispositivos que emplean leña de los árboles como si fuese combustible para calentar el hogar. Este es bastante barato y también seguro, por lo que se han convertido en una de las mejores opciones para nuestras casas. Son muy fáciles de utilizar y no necesitan mucho esfuerzo en su instalación: solo necesitan una salida de humo.

 Recuerda que según el modelo (diseño, potencia o estética), tendrán un rendimiento u otro y su calidad-precio también variará, pero créenos: no debes fijarte en el precio, sino en cuál es la que mejor cubrirá nuestras necesidades. 

Los materiales de los que están construidas son:

  • Hierro fundido: resistente, pesado, buen rendimiento y con buena transmisión del calor
  • Acero: ligeras y con una instalación más sencilla; son más económicas pero menos eficientes
  • Material refractario: voluminosas y con autonomía, conservan muy bien el calor, alto rendimiento y fuerte radiación

Ventajas y desventajas de las estufas de leña

Como todos los productos y servicios de nuestra vida, estos también tienen ventajas y desventajas que debes conocer. 

Te puede interesar:  La importancia de la agricultura sostenible: un nuevo concepto de cultivo

En cuanto a las ventajas, contamos con que:

  • Es un sistema de calefacción eficiente, ecológica y económica
  • Es un combustible más económico y muy fácil de conseguir, por lo que conseguiremos ahorrar en la factura de la calefacción
  • Los nuevos modelos utilizan una tecnología cuyo combustible es más eficiente, limpio, y proporciona un fuego correcto. Emiten un 70% menos que las estufas antiguas
  • Apenas tiene impacto para el medio ambiente, puesto que es renovable y neutro
  • La puedes utilizar tanto para calentar como para cocinar, ya que algunos se equipan con un horno 
  • Su instalación es muy sencilla: si tienes una salida de humo, no necesitarás mano de obra
  • Existen modelos con cámara cerrada que son muy recomendables pues ofrecen un mayor rendimiento en su combustión
  • Aparentemente crean ambientes cálidos y muy relajantes

Si hablamos de las desventajas, nos encontramos con que:

  • Su mantenimiento es más incómodo que una caldera de gas o eléctrica
  • El espacio donde se instale debe ser amplio, se debe controlar la ventilación y no se pueden tener muebles cerca
  • Debes comprar leña, transportarla y almacenarla en un lugar ventilado para que favorezca el secado

Elección de la madera

En estas estufas, la elección de la madera es fundamental. Se necesita tener leña seca y lo más recomendable es que la seques durante un año. Dependiendo de la necesidad y la frecuencia con la que utilicemos la estufa, se emplea un tipo de leña u otro. Se diferencian dos tipos: la blanda (más fresca y con menor poder calorífico) o la dura. Dentro de la dura, encontramos:

  • Leña de la encina: una de las más duras;  tiene gran consistencia y duración. Son ideales para las barbacoas y los restaurantes gracias a sus brasas
  • Leña de olivo: su llama es perfecta para la calefacción
  • Leña de almendro, roble, algarrobo y naranjo: con gran dureza y resistencia, por lo que su buena calidad es envidiable
Te puede interesar:  Aerotermia o cómo tener energía limpia, cómoda y más económica

Mantenimiento de las estufas de leña

Para que funcionen de manera correcta durante mucho tiempo, es necesario que se mantengan limpias. Así contribuimos a una buena combustión, a la vez que se aprovecha al máximo y se controlan las emisiones de partículas.

Hay que limpiar los conductos de evacuación de humo, ya que se acumulan muchas partículas y esto puede obstaculizar el tiro y dirigir el humo al interior de la vivienda. Te aconsejamos que retires todas las cenizas a diario y limpies el cristal para que puedas ver las llamas. Una vez al año debes hacer un deshollinador químico, y cada tres, uno mecánico.

Consejos para encender estas estufas

Si quieres hacer un buen uso de estas estufas, deberías seguir estos consejos:

  • No sobrecargues la estufa con leña 
  • No pongas madera mojada porque conseguirás crear un exceso de humo
  • Abre el control de aire y coloca una pastilla de encendido
  • Deja la puerta abierta para que el fuego se estabilice y el vidrio se caliente. Cuando esto esté listo, cierra la puerta, el control de aire y ajusta la temperatura
  • Si necesitas más leña, lo mejor es que pongas un lecho de brasas 
  • Recarga con frecuencia pequeñas cantidades de troncos

Como has podido comprobar, las estufas de leña son un excelente sistema de calefacción que te permitirá tener tu hogar lo más caliente posible mientras ahorra en la factura. ¡Es todo un privilegio en la actualidad!

Lucia Hidalgo
Hola, soy Lucía, redactora en Arph.es

CASAS PREFABRICADAS EN ESPAÑA - LISTADO DE EMPRESAS

X