Duchas de exterior: prácticas y refrescantes

Cómo elegir una ducha de exterior práctica y versátil

Las duchas de exterior son cada día más populares y es que, ¿a quién no le apetece darse una ducha refrescante en el jardín en los días más calurosos del verano? En este artículo te contamos todo lo que necesitas saber para elegir la ducha de jardín perfecta.

Además, si no tienes piscina y vives lejos de la playa, seguro que tener una ducha de exterior en tu terraza o jardín te parecerá una idea muy práctica para darte un refrescón y sentir que estás en la piscina

Olvídate de la manguera, las duchas de jardín son el complemento perfecto además de decorativo ¡No hay nada más agradable que darse una ducha al aire libre!

Qué debes tener en cuenta

Las duchas de exterior son fáciles de montar y además, ¡apenas necesitan mantenimiento! Pero sí es cierto que es importante que tengas en cuenta estas claves antes de instalarla.

  • Necesitarás una toma de agua, hay duchas de exterior que la necesitan y otras no y, otras que funcionan con depósito
  • Es recomendable que sitúes la ducha sobre un desagüe para evitar así futuros problemas pero, si vas a colocar la ducha en el jardín, se puede canalizar para que se distribuya por el jardín
  • Si vas a instalar una ducha solar, sitúala en un lugar donde le de mucho el sol para que el agua esté a la temperatura perfecta
  • Es muy importante que mantengas limpio y despejado el drenaje de la zona y tener un constante mantenimiento de la ducha exterior

Una vez tengas claro estos 4 tips, ¡es el momento de elegir la ducha perfecta para tu jardín o terraza!

Una ducha de exterior será el complemento final perfecto para crear una zona chill out en tu jardín. ¿Quieres saber cómo crear tu zona de relax y ver ideas?

Cómo elegir una ducha de exterior práctica y versátil

Materiales para duchas de exterior

Para elegir una ducha de exterior es muy importante elegir tanto la resistencia como la comodidad de los materiales.

Madera tropical

Este es uno de los materiales más populares dadas sus ventajas:

  • Son cálidas en la pisada
  • Filtran el agua sobrante, por lo que no forman charcos

Es recomendable que optes por acabados antideslizantes. Las tarimas de madera sintética cuentan con acabados antideslizantes y estéticamente son prácticamente idénticas a la de un modelo de madera natural.

Cerámica

La cerámica es un tipo de material perfecto para el exterior pero es muy importante que sea antideslizante. Los hay con diseños depurados, más clásicos o incluso que imitan la madera.

Piedra

Si estás buscando material para la base de tu ducha exterior, la piedra natural es perfecta, además de que se integrará perfectamente con el resto del entorno del jardín.

Acero inoxidable

Es aconsejable que la ducha esté fabricada con acero inoxidable para que pueda resistir perfectamente fenómenos atmosféricos, como el sol directo y los cambios de temperatura.

Además, el acero inoxidable es un material que se limpia fácilmente.

Si estás en el momento de buscar el material para tu ducha, debes saber que el recubrimiento de las paredes de la ducha deben de ser de un material que sea resistente al agua y la humedad.

Cómo elegir una ducha de exterior práctica y versátil

Ventajas de tener una ducha exterior

Además de quedar muy bonitas en tu jardín, una ducha en la zona exterior de tu casa te aportará ventajas como las que te mostramos a continuación.

  • Momentos de relajación dándote una ducha al aire libre
  • Evitas ensuciar tu casa
  • Puedes aprovechar el agua de la ducha para regar el jardín
  • Crearás en tu zona exterior un rincón muy bonito y estético que embellecerá por completo tu jardín

Dónde colocar una ducha de jardín

Seguro que te has hecho esta pregunta en algún momento si quieres instalar una ducha en tu jardín, terraza o patio.

No importa si tienes piscina o no, las duchas de exterior deben colocarse en un lugar al que sea fácil de acceder y que no impida realizar otras actividades en el jardín, terraza o patio.

Pero, sí es importante que te asegures que la instales en un lugar que tenga la pendiente adecuada para que el agua discurra hasta el desagüe que haya más cerca.

Otro aspecto clave que debes tener en cuenta es la altura a la que instalar la ducha, por norma general se pone a una distancia de 2 metros aproximadamente desde el suelo.

Seguro que después de leer este artículo te han entrado más ganas aún de tener una ducha de exterior en tu jardín y es que no hay quien se resista a una. Te aporta momentos de relajación y calma, te permite darte un refrescón en los meses más calurosos del año si no tienes piscina y no hay playa cerca y además, conseguirás un jardín de revista ya que este tipo de duchas son el complemento perfecto para tu zona exterior ¡No te lo pienses más! ¿En qué material la harías tú?

Sara Sánchez
Soy una persona muy creativa, siendo el dibujo mi forma especial de comunicar. El arte y la expresión forman parte de mi, aplicándolo todos los días en mi trabajo.