Cómo limpiar y ordenar la zona de trabajo

como mantener limpia y ordenada la zona de trabajo

Es posible que ahora mismo estés trabajando desde casa, pero si te encuentras trabajando desde la oficina también te puede interesar lo que te vamos a explicar ahora sobre cómo limpiar y ordenar la zona de trabajo. ¿Te interesa? ¡Sigue leyendo!

¿Por qué es necesario que la zona de trabajo esté limpia y ordenada?

Para que el trabajo sea eficaz y nos sintamos bien, es imprescindible mantener la limpieza y el orden en la zona de trabajo. Cuando esto no se cumple y hay objetos desordenados por toda la mesa, los retrasos aparecen y podríamos no rendir como debiéramos.

Por tanto, es imprescindible adoptar una rutina semanal de limpieza y orden para que no tengamos que trabajar más de lo necesario cuando decidamos ponernos manos a la obra.

5 consejos para acabar con la suciedad y el desorden en el trabajo

Si sigues las pautas que te vamos a dar, te será bastante sencillo mantener a raya la suciedad y el desorden en tu puesto de trabajo, ya sea en casa o en la oficina.

1. Elige un día a la semana para dedicarlo a limpiar

Si sigues este consejo, no tendrás ningún problema en cumplir todo lo demás. Busca un hueco en tu agenda y dale máxima prioridad a las zonas más vulnerables para que no se vaya acumulando la suciedad. También sería importante aprovechar este momento para limpiar otras habitaciones de la casa si teletrabajas.

Te puede interesar:  ¿Cómo desatascar el lavavajillas tú mismo fácil y sin herramientas?

2. Quita todos los objetos para limpiar

Aunque parezca obvio, no se puede limpiar bien la mesa si hay objetos en ella, ya que habrá partes a las que no se accederá bien. Retira todo lo que necesites de la mesa y otras superficies antes de quitar el polvo y acabar con las manchas.

3. Pon en la mesa solo lo que necesites

Menos es más. Guarda en algún lugar accesible los objetos que no vayas a utilizar a menudo para trabajar y ten disponibles solo los que vayas a necesitar (recuerda que cuanto más ordenado esté todo, más fácil te será organizarte) y deshazte de los que ya no vayas a necesitar más, como pueden ser ciertos papeles antiguos (¡recicla siempre que sea posible!) o herramientas de oficina que ya no sirvan como carpetas, grapadoras o bolígrafos.

4. Recuerda dónde guardas todo lo que necesitas diariamente

Si vas a quitar algunos objetos de la mesa porque ya no los vas a necesitar, intenta recordar bien dónde vas a guardarlos para que te resulte mucho más sencillo localizarlos cuando tengas que utilizarlos.

5. Es mejor no ensuciar que limpiar

Parece muy sencillo, pero en ocasiones es inevitable ensuciar si comemos o bebemos en la mesa de trabajo. La mejor solución es elegir otro sitio para desayunar o almorzar y, de esta forma, no tendrás que limpiar en exceso.

Ahora que ya conoces cómo puedes mantener limpia y ordenada la zona de trabajo, es momento de poner en práctica todos estos consejos y verás cómo la diferencia es notable.

 

Sandra
Soy Sandra y tengo 33 años, amante del interiorismo, las bellas artes y el diseño, escribo desde Málaga y comparto con vosotr@s todo lo que se me pasa por la cabeza, tendencias, consejos, decoración y todo lo que nos gusta :)