Descubre por qué es una buena opción instalar calderas de condensación para grandes espacios

ventajas de las calderas de condensacion

Las calderas de condensación son unas de las calderas de gas con mejor rendimiento todo el mercado, ya que son capaces de aprovechar el calor que se encuentra en el humo de la combustión. Si dispones de una casa o de un local con muchos metros cuadrados y estás pensando instalar una caldera, te explicamos por qué la instalación de calderas de condensación es una de las mejores opciones.

Qué es y cómo funciona una caldera de condensación

Una caldera de condensación es un tipo de caldera que permite ahorrar hasta un 30 % de gas y, además, reduce la contaminación por CO2. Su gran eficiencia se debe, precisamente, a la capacidad con la que cuenta para aprovechar todo el calor, a diferencia de otras calderas, sobre todo si son antiguas, en las que el calor se escapa en forma de humo caliente. Ahora bien, dependiendo del lugar en la que se instale, convendrá más un tipo de caldera u otro. En caso de que se instale en grandes espacios, lo mejor es optar por calderas de gas de gran potencia.

La caldera de condensación dirige el vapor para que llegue el calor a las tuberías y, posteriormente, se libera a temperatura ambiente. De esta manera, se consigue aprovechar el calor de la llama y el calor del humo. Las calderas de condensación funcionan gracias al humo de la combustión que se encuentra en una cámara circular especialmente diseñada para esta tarea.

Te puede interesar:  ¿Cuánto se ahorra con las luces LED?

¿Cuáles son las ventajas de instalar una caldera de condensación?

A continuación te explicamos cuáles son las principales ventajas de instalar una caldera de condensación en casa o en tu negocio.

1. Se puede ahorrar mucho en la factura

Teniendo en cuenta que las calderas de condensación utilizan el calor del humo, se puede reducir el consumo de gas hasta un 30 %, y esto es algo bastante notable en la factura. Esto se debe a que la caldera de condensación necesita una menor combustión, ya que los humos se encargan de calentar las tuberías.

2. Se necesita menos combustible

El funcionamiento de las calderas de condensación es muy práctico, ya que adapta su potencia. De esta manera, se evitan arranques y paros constantes. Esto permite usar menos combustible y, por tanto, se ahorra bastante energía.

3. Permite ahorrar agua

Las calderas de condensación permiten que el agua salga caliente en cuanto se abre el grifo. De esta forma, no volverás a desperdiciar ni una sola gota de agua.

4. El rendimiento es mayor al de otras calderas

Gracias a la condensación, este tipo de calderas son mucho más eficientes; concretamente hasta un 93,5 % frente al 81 % de eficiencia de las calderas convencionales.

5. Es más respetuosa con el medioambiente

Como emite muchos menos gases que una caldera tradicional, también contamina mucho menos, por lo que es mucho más beneficiosa para el medioambiente. Esto la convierte en la caldera ideal para vivir en un mundo mejor.

Como ves, las ventajas de elegir una caldera de condensación son muchas y, sin ninguna duda, merece la pena apostar por una de ellas.

Sandra
Soy Sandra y tengo 33 años, amante del interiorismo, las bellas artes y el diseño, escribo desde Málaga y comparto con vosotr@s todo lo que se me pasa por la cabeza, tendencias, consejos, decoración y todo lo que nos gusta :)