Cómo elegir la caldera de gas adecuada en tu vivienda

caldera de gas

A la hora de diseñar tu nuevo hogar, debes tener en cuenta aspectos como: ¿Qué tipo de caldera pongo? ¿Dónde debo situar este aparato? ¿Cubrirá todas mis necesidades?

Existen muchos tipos de caldera: calderas eléctricas, de gas, de butano, de gasoil… Pues bien, hoy queremos resolverte todas esas dudas para que, en cuanto leas el artículo, tengas muy claro cuál debe ser tu elección

Aspectos a tener en cuenta para elegir tu caldera

Los aspectos más importantes para llevar a cabo esta tarea son:

  • ¿Qué tipo de vivienda tienes? No se necesitará la misma para una vivienda unifamiliar o un piso
  • ¿De cuántos baños dispone? ¿Tienen bañera o ducha? Dependiendo de esto, habrá más cantidad o menos de agua.
  • ¿Cuál es el lugar de la vivienda? Dependiendo de la temperatura exterior y el aislamiento, la caldera funcionará de una manera o de otra.
  • ¿Qué  tipo de combustible se va a utilizar? Gas natural, gasoil, butano, gas propano…
  • ¿De qué superficie dispone? Dependiendo de esto, la potencia del agua será mayor o menor. Esto, normalmente, va de 24 a 30 Kw.

Instalar una caldera de gas de condensación 

Nuestra recomendación es que pongas calderas de gas de condensación, pues son las más efectivas  y cubren todas las necesidades.

La instalación caldera de condensación es muy sencilla. Lo primero que deberás hacer es observar su etiqueta energética, ya que con esta información puedes comprobar su eficiencia, sus datos de consumo y sus características. 

Eso sí, necesitas la ayuda de un profesional, ya que se necesita tener mucho cuidado y también muchos conocimientos, pues estamos trabajando con materiales y objetos peligrosos. Esto asegurará también una mayor vida útil en la caldera.

Te puede interesar:  Cómo mejorar la seguridad de la puerta principal de la casa

Su lugar de instalación debe ser muy espacioso, sin obstaculizar, y cuya ubicación conecte con las tuberías de agua y gas. Esto también cambiará si estamos hablando de una vivienda nueva (en cuyo caso es obligatoria la caldera de condensación) o en una reforma donde se sustituyen piezas. 

Pero, además, si estás inmerso en una reforma y no dispones de suficiente espacio, han surgido calderas de medidas más reducidas: aparatos muy compactos por el que se adaptan a espacios pequeños, pudiendo incluso llegar a ocultarse con muebles en la cocina.

Ventajas de las calderas de condensación

Seguramente te estés preguntando cómo elegir una caldera de gas de este tipo y que sea adecuada. Por eso, nuestra intención es mostrarte todas las ventajas de las que dispone.

Ahorro asegurado

  • Ahorras un 30% de gas más que con el resto de calderas ya que estos aparatos aprovechan el calor del vapor de agua que ha surgido en la combustión
  • Su rendimiento energético es de un 109%
  • Ayudas en el cuidado del medioambiente puesto que cumplen con las normativas europeas para la reducción de gases
  • La mayoría de ellas ofrecen calefacción y agua caliente

Sustituto del gas natural

Si no tienes gas natural en casa, puedes beneficiarte de las de condensación. Solo necesitas un modelo que sea apto en gas propano.

Cambio de potencia

Si son mixtas, la potencia cambia según su requerimiento. Para calcular cuánta necesitas debes saber:

  • Los puntos de agua caliente de uso simultáneo, es decir, cuántos grifos se abren a la vez. Esto depende de las personas que vivan en el hogar, los hábitos…
  • La superficie a calentar, es decir, saber de cuántos metros cuadrados disponemos para cubrir el circuito de calefacción de la vivienda. Aquí también hay que percatarse de la ubicación y el aislamiento.
Te puede interesar:  Baño a tu medida

Funciones especiales

Este tipo de aparatos ofrecen funciones que son muy interesantes:

  • Microacumulación, es decir, agua caliente todo el rato gracias a sus pequeños depósitos de agua caliente.Esto es útil, cómodo y ahorra mucha cantidad de agua.
  • Modulables, mayor ahorro y confort, es decir, provocan una efectividad extrema gracias a toda su tecnología y regulación de la temperatura.
  • Pantalla digital de fácil lectura, que nos ayuda a entender el funcionamiento de esta de forma rápida.

Programar para ahorrar

Es muy necesario que ajustes la temperatura a las necesidades que tengas en cada momento, puesto que cada grado que aumentes, el consumo de energía aumenta un 7%. Por eso, programar esta temperatura te ayudará a ahorrar y te aportará mayor comodidad. así podrás reducir hasta un 30% el consumo energético.

Para poder hacerlo, dispones de cronotermostatos y termostatos inteligentes. Es decir, podrás controlar este aparato desde tu teléfono móvil. Algunas te dan hasta la opción de manejarlas con Wifi. Además, si quieres poner una temperatura diferente en cada habitación, tienes la opción de hacerlo con las diferentes válvulas termostáticas que se encuentran en los radiadores. 

Sustituir una caldera antigua

Si quieres sustituir esta calefacción antigua y poner una de condensación lo tienes muy fácil. Podrás aprovechar todas las tomas de agua y parte de su instalación de la salida de humos. Además, necesitan un desagüe para eliminar la condensación originada con el vapor de agua.

Como has podido comprobar, instalar una caldera de gas en tu hogar es la mejor opción y si optas por una de condensación, estás optando por calidad de vida, por ahorro energético y por bienestar. ¡Cuéntanos tu experiencia!

CASAS PREFABRICADAS EN ESPAÑA - LISTADO DE EMPRESAS

X