Cómo ahorrar en la factura de la luz de una vez por todas

ahorrar energia electrica

Si siempre te has preguntado cómo puedes ahorrar en la factura de la luz pero hasta ahora no has conseguido tu propósito, aquí te traemos los mejores trucos para notar un ahorro considerable en tus facturas.

Todos estos trucos los puedes poner en marcha independientemente del tipo de instalación que tengas. Además, no solo ahorrarás una cantidad importante a lo largo del año, sino que también ayudarás al medioambiente. ¿Estás deseando saber cómo puedes ahorrar? ¡No te lo pierdas!

Los 4 trucos definitivos para ahorrar en la factura de la luz

A continuación te presentamos los mejores trucos para ahorrar en la factura de la luz, que podrás poner en práctica de forma sencilla.

1. Revisa tu tarifa de la luz

Antes de poner en práctica los trucos siguientes, lo primero que tienes que hacer es revisar si la tarifa de la luz que tienes contratada es la que más te conviene. Recuerda que es un mercado muy competitivo y siempre hay tarifas más baratas que otras con las que puedes ahorrar.

2. Compra electrodomésticos más eficientes

Estamos hablando del frigorífico, la lavadora o el lavavajillas; que son los electrodomésticos que más se usan. Si tus electrodomésticos son muy antiguos y no cuentan con la función Eco, es hora de que los sustituyas. Lo que a priori puede parecer un gasto más, a la larga te permitirá ahorrar en electricidad y agua.

Te puede interesar:  Descubre por qué deberías usar un emisor térmico como sistema de calefacción

Por otro lado, revisa la temperatura a la que usas tus electrodomésticos, ya que una temperatura muy alta o muy baja, podría hacer que tu factura de la luz aumente de forma considerable sin que casi te des cuenta.

3. Revisa el aislamiento térmico de tu hogar

Antes de encender la calefacción, revisa que el aislamiento térmico de tus puertas y ventanas funciona bien, ya que de lo contrario, podría producirse hasta un 20 % más de gasto energético.

4. Controla la temperatura e instala dispositivos de control para la calefacción

Sabemos que la calefacción no es barata, pero cuando hace mucho frío, no tenemos más remedio que utilizarla. Sin embargo, hay formas de reducir el coste si sabemos cómo usarla correctamente.

En primer lugar, evita que la temperatura de tu hogar supere los 21 ºC cuando enciendas la calefacción, ya que es la temperatura máxima recomendada, y por cada grado que se supere, el gasto energético aumentará un 5 % más.

Por otro lado, instalar un termostato puede ayudarnos a mantener una temperatura estable sin necesidad de estar controlándola a cada rato. Sin duda, una solución cómoda y que nos permitirá ahorrar todavía más.

Por último, es importante que el sistema de calefacción que uses, pase ciertas revisiones y mantenimiento de forma periódica para que te asegures de que sigue funcionando bien y no consume más de lo debido.

Y tú, ¿conocías ya estos trucos? ¿Qué otras formas de ahorrar conoces? Déjanoslo en los comentarios. ¡Nos encanta aprender de nuestros lectores!

Sandra
Soy Sandra y tengo 33 años, amante del interiorismo, las bellas artes y el diseño, escribo desde Málaga y comparto con vosotr@s todo lo que se me pasa por la cabeza, tendencias, consejos, decoración y todo lo que nos gusta :)