Accesibilidad y Eliminación de Barreras Arquitectónicas en Edificios EXISTENTES

Accesibilidad y Eliminacion de Barreras Arquitectonicas en Edificios EXISTENTES

La ley de 2013 sobre “Ley General de Derechos de las Personas con Discapacidad y su Inclusión Social” ya contemplaba un plazo de 4 años para la adaptación y reformas de los edificios residenciales hacia la accesibilidad a discapacitados y personas con movilidad reducida.

Este plazo ya finalizo el 4 de diciembre de 2017 y su obligación no se ha cumplido, en cifras el 77% no han eliminado las barreras arquitectónicas y solo el 2% cumple con todos los criterios de la normativa, esto nos hace reflexionar sobre la concienciación de los Administradores de Fincas en este tema.

Una de las principales barreras que se encuentran los propietarios y administradores de finchas son las elevadas derramas que se aplican a los vecinos y la imposibilidad de llevarlas a cabo en las reuniones de vecinos.

Además, la ley de Propiedad Horizontal establece que cualquier persona que viva en el edificio y tenga una incapacidad o sea mayor de 70 años podrá solicitarla, por lo que si estas personas no lo solicitan los propietarios no están obligados a realizar los cambios necesarios en escaleras, ascensores o rampas, por lo que la norma en si es una contradicción, y perjudica a las personas de movilidad reducida ya que, si no la solicitan, y no todos deben de conocer la norma, no se aplica.

A raíz de esta situación la CERMI ha pedido cambiar la ley para que no sea necesario solicitarla.

De esta forma, todas las comunidades de vecinos o propietarios de edificios tengan la obligación de llevar a cabo las reformas necesarias para eliminar las barreras arquitectónicas, siempre y cuando el coste de las mismas no supere las 12 mensualidades ordinarias de gastos comunes después de descontar subvenciones o ayudas.

Te puede interesar:  Metodología BIM: presente y futuro para el diseño de la construcción

En Fundación Mutua de Propietarios podrás encontrar toda la información y ayudas para la construcción de viviendas sin barreras, una institución no lucrativa creada para concienciar y mejorar la accesibilidfad de las personas con movilidad reducida.

Reformas más habituales de suprimir las barreras arquitectónicas en comunidades de propietarios

Reformas más habituales de suprimir las barreras arquitectónicas en comunidades de propietarios

Rampas: la solución más sencilla para portales en los que solo existen escalones para acceder a la vivienda.

Sillas salvaescaleras: En caso de que la rampa no sea posible por la pendiente se puede ubicar una silla unida a un rail que se mueve paralelo a la escalera, su coste es bastante mayor.

Ascensores: En los edificios más antiguos es probable que no existan los ascensores por lo que suele ser una de las acciones más comunes, todo dependerá del número de pisos y del espacio disponible.

Ventajas de los edificios accesibles en personas con movilidad reducida

La construcción de rampas, salvaescaleras o ascensores mejoran de forma notable la accesibilidad y la calidad de vida de las personas de movilidad reducida eliminando por completo las barreras arquitectónicas que suponían un problema de acceso a la vivienda o salida a la calle.

Hacer accesibles las ciudades y los edificios favorecen a las personas con movilidad reducida a tener una vida más plena realizando actividades y tareas cotidianas que sin la eliminación de estas barreras no sería posible y favorece su inclusión social, promoviendo además la igualdad de oportunidades.

De esta forma se cumple con el último objetivo, que estas personas puedan ser participe de una vida en igualdad de condiciones que el resto de ciudadanos.

El beneficio debe de ser global, un beneficio para toda la sociedad, que crea unas condiciones de persona y entorno favorables y beneficiosas en la inclusión social.

Te puede interesar:  ¿Existen diferencias entre una casa prefabricada y una tradicional?

Esperamos que este artículo sobre la eliminación de las barreras arquitectónicas de una comunidad de propietarios te haya resultado interesante, pero sobre todo que mueva las conciencias necesarias para que en las próximas reuniones de vecinos surjan nuevas preguntas sobre la inclusión social de todos los vecinos.

Sandra
Soy Sandra y tengo 33 años, amante del interiorismo, las bellas artes y el diseño, escribo desde Málaga y comparto con vosotr@s todo lo que se me pasa por la cabeza, tendencias, consejos, decoración y todo lo que nos gusta :)