10 consejos antes de comenzar una mudanza

10 consejos antes de comenzar una mudanza

Todo el mundo pasa, al menos una vez en su vida, por una mudanza. Y, en su mayoría, no describimos el proceso como satisfactorio, feliz o fácil. Todo lo contrario. Lo describimos como un proceso largo, amargo y muy estresante.

En este artículo te vamos a contar cómo se puede (porque se puede) disfrutar de una mudanza sin estrés, de forma fácil y rápida. Después de todo, este tipo de cambios siempre deberían hacerte especial ilusión ¿no?

1. Antes de empezar

Lo más positivo que tiene una mudanza es que te vas a encontrar con muchas etapas de tu vida en forma de muebles, y puedes despedirlas  deshaciéndote de ellas o guardarlas para recordarlas siempre.

Así, se nos brinda también una oportunidad perfecta para vaciar la casa de trastos que no necesitamos (que no deberíamos conservar porque solo ocupan espacio) y, que antes no nos hemos decidido a tirar/donar o vender por pereza o falta de tiempo. ¡Ahora ya no hay excusas!

2. Haz listas

La mente humana trabaja mejor cuando tiene las tareas organizadas por listas que poder tachar satisfactoriamente cuando la tarea se ha completado. Haz listas con las cosas que ya tienes y que vas a usar en tu nuevo hogar, y listas con las cosas que crees que vas a necesitar. Muchas veces no nos damos cuenta de lo que tenemos o sencillamente lo olvidamos, y esto se traduce en comprar de más.

Lo ideal también es hacer listas que incluyan todo lo que vas a vender/donar o directamente tirar. Esto te generará más tranquilidad porque no se te olvidará nada, ni transportarás nada innecesario a la nueva casa.

Te puede interesar:  Conoce todo lo que debes saber sobre las persianas alicantinas

3. Planifícate la mudanza

Este podría resumirse como el consejo n.1. No lo dejes todo para los días de antes de la mudanza, anticipa por lo menos un mes antes. Planifica con qué empresa (si vas a contar con una) quieres hacerla, qué furgoneta vas a alquilar, qué día va a ser, y cuenta (con tiempo) con las personas que quieres que te ayuden.

Cuando realizamos mudanzas con nervios y a toda prisa, nos encontramos con sorpresas que en otras circunstancias podríamos evitar. Todo depende de la buena (o mala) organización que tengamos.

10 consejos para una mudanza sin estres

4. Compra todo lo que vayas a necesitar durante esos días

Estos días tus mejores aliados serán las cajas de cartón, la cinta de embalar, los plásticos de burbujas (para objetos muy frágiles) y, un portacintas para embalar más rápido.

Todos estos objetos los puedes encontrar en grandes almacenes, tiendas de bricolaje o en cualquier e-commerce especializado.

5. Durante el proceso

Miles de listas con objetos que recoger, objetos que mantener y objetos que tirar. Que no te abrumen. Es importante serenarse en este momento porque lo más difícil ya está hecho, ahora solo te queda recoger y embalar (quizá lo más tedioso pero no más difícil) todo lo apuntado.

6. Primero lo que va fuera de casa

Recomendamos comenzar por todas aquellas cosas de las que te quieres deshacer (ya sea por venta o por otro medio). De esta manera verás tu casa más vacía y, además de aportarte calma, podrás centrarte en todo lo que sí te llevas.

Queda con los familiares a los que vas a dar mobiliario, tira las cosas que ya no puedas utilizar o pon a la venta en plataformas como Wallapop lo que quieras vender. Hazlo lo primero y con antelación a los días que hayas destinado e embalar, para que te hayas deshecho de todo antes de empezar con las cajas.

Te puede interesar:  ¿Qué mosquitera comprar? Tipos de persianas mosquiteras

7. El momento cajas

Para meter tu vida en cajas deberías seguir un orden. Desde aquí recomendamos ir habitación por habitación. De esta manera, en tu nuevo hogar te será más fácil desempacar.

Las cajas, para tu comodidad, no deberían pesar más de 20 kilos, además de ir muy bien organizadas para que nada pueda moverse demasiado en su interior.

Debes etiquetarlas todas. En las etiquetas puedes incluir todos los objetos que hay en su interior (además de en qué habitación van) para ir mucho más rápido después.

8. Objetos delicados

Como comentábamos anteriormente, todo lo que sea susceptible de romperse deberá ir embalado con especial cuidado. El plástico de burbujas será tu mejor aliado, sobre todo en elementos de cristal.

Indica en todas las cajas que contengan objetos frágiles, que son (valga la redundancia)  frágiles, así te aseguras que el transporte de estas se haga con mucho más cuidado.

9. Prepara una maleta

Aunque no te vayas de vacaciones es muy recomendable preparar una maleta para los primeros días. Si piensas de forma realista, comprenderás que tus cosas van a permanecer en cajas algunos días, por lo que muy probablemente tengas que tener más a mano todo lo que usas diariamente.

10. El gran día

Después de todo el trabajo realizado, este día es para respirar, tomar tiempo para despedirte de tu antiguo hogar y coger con muchas ganas y fuerza el nuevo.

Si tienes una empresa de mudanza recuerda por qué los elegistes y disfruta. Y, si lo haces tú solo con ayuda de tus familiares y amigos, ponte algo cómodo y ¡a hacer algo de ejercicio!

Sea como sea, al final del día estarás en tu nuevo hogar. Disfruta del proceso y ¡no te agobies que lo llevas todo bajo control!

Sandra
Soy Sandra y tengo 33 años, amante del interiorismo, las bellas artes y el diseño, escribo desde Málaga y comparto con vosotr@s todo lo que se me pasa por la cabeza, tendencias, consejos, decoración y todo lo que nos gusta :)