Las calderas de condensación pueden ayudarte a ahorrar en tu factura

como ahorrar en calefaccion caldera de gas

Las calderas de condensación o calderas de gas son uno de los sistemas de calefacción más recomendados por su rentabilidad. Si usas bien tu caldera de condensación, podrías ahorrar entre un 15 y un 30 % de energía aproximadamente.

Además, cuentan la gran ventaja de poder adaptarse a cualquier casa. De hecho, aunque no se usara como es debido, aún estarías ahorrando hasta un 5 % en comparación con otros tipos de calderas. Si ya tienes una caldera de condensación en casa o estás pensando comprar una próximamente y quieres sacarle el máximo partido, en Arph te contamos cómo ahorrar en calefacción con una caldera de gas.

Antes de nada, es importante recordar que las calderas de gas son muy eficientes y totalmente respetuosas con el medioambiente, por lo que la inversión en una de ellas merece mucho la pena.

¿Por qué las calderas de condensación son más eficientes que otras calderas?

Las calderas de condensación cumplen con dos objetivos clave: por un lado, calientan el agua que luego se distribuye por todo el sistema de calefacción de la vivienda y, por otro lado, calientan el agua para el uso doméstico, es decir, para ducharnos y lavarnos los platos, entre otras muchas tareas cotidianas.

La respuesta a por qué las calderas de gas son tan eficientes es porque la condensación se produce en el interior y, de esta manera, se aprovecha al máximo el calor del vapor de agua, es decir, consumimos menos combustible para producir la misma energía.

Te puede interesar:  Consejos para convertir tu hogar en un lugar más sostenible

4 consejos para ahorrar en calefacción con una caldera de condensación

A continuación te damos algunos consejos sobre cómo ahorrar en calefacción con una caldera de condensación. ¡Toma nota!

Realiza un mantenimiento

Para ahorrar en tu factura, es imprescindible comprobar cada cierto tiempo las distintas tomas de la caldera (agua, gas y electricidad) y asegurarte de que están en buen estado. Aunque puedes llevarla a cabo tú mismo, lo más recomendable es que lo realice un profesional autorizado.

Revisa la presión

Este otro punto también es importante en una caldera de condensación. La presión ideal en este tipo de caldera es de 1,2 bar. Sin embargo, puede haber una diferencia superior o inferior de un 25 %.

Regula la temperatura del agua

Para ahorrar en calefacción con una caldera de condensación, es importante prestar especial atención a la temperatura de la caldera para la calefacción. La temperatura ideal para las calderas de gas es de 60 y 70 ºC en caso de que sean radiadores, mientras que para el suelo radiante la temperatura oscilará entre los 40 y 50 ºC.

Mantén una temperatura óptima del ambiente

La temperatura a la que se encuentra la vivienda también es muy importante si queremos ahorrar de verdad. Para que te hagas una idea, la temperatura óptima para el interior del hogar es de 21 o 22 ºC durante el día, mientras que por la noche suele ser de entre 18 o 19 ºC.

Ahora que ya conoces las calderas de condensación y cómo pueden ayudarte a ahorrar, no lo pienses más: este invierno, consigue tu caldera de gas y olvídate del frío.

Sandra
Soy Sandra y tengo 33 años, amante del interiorismo, las bellas artes y el diseño, escribo desde Málaga y comparto con vosotr@s todo lo que se me pasa por la cabeza, tendencias, consejos, decoración y todo lo que nos gusta :)