Las ventajas de las calderas de gas de condensación

Ventajas de una caldera de gas de condensación

Las calderas de gas de condensación se caracterizan por ser calderas de alto rendimiento que se basan en el aprovechamiento del calor latente de condensación que hay presente en los humos de combustión.

Son el sistema para calefacción y agua caliente con gas más eficiente y, en este artículo te mostramos todas las ventajas que tienen las calderas de gas de condensación y que necesitas saber.

Si quieres optar por eficiencia energética en confort y agua caliente, ¡Warmhaus son la opción correcta!

Ventajas de las calderas de gas de condensación

Las calderas de gas de condensación son mucho más que una simple calderas de gas, la condensación es la tecnología con el mayor rendimiento, respetando el medio ambiente y genera el menor consumo de gas a las instalaciones de calefacción y agua caliente.

¿Quieres saber muchas de las otras ventajas que presentan?

Eficiencia energética y ahorro en la factura del gas

Las calderas de gas de condensación tienen una capacidad que permiten aprovechar la mayor parte del calor que se pierde en forma de vapor de agua en el humo de la combustión que genera un rendimiento extra que permite consumir entre un 15% y un 30% menos de gas.

El funcionamiento de este tipo de calderas se basa en el proceso de condensación, es decir, un cambio de fase de una sustancia en estado gaseoso a estado líquido, este cambio genera una cantidad de energía denominada ‘calor latente’.

La condensación de una temperatura da lugar a una liberación de energía, por lo que el estado líquido resulta más favorable desde el punto de vista energético, ahorrando en torno al 25-35% en el consumo de energía.

Respetuosa con el medio ambiente

La potencia de las calderas de gas de condensación se adapta al funcionamiento de las necesidades de su instalación, evitando arranques y posibles paros continuos, lo que hace que necesite menos combustible y, como resultado, ahorre energía.

Además, este tipo de calderas llegan a reducir las emisiones de óxido de nitrógeno y dióxido de carbono hasta en un 70%, por lo que reduce las emisiones de gases que provocan el conocido efecto invernadero y evita posibles efectos nocivos para la atmósfera y la salud de las personas.

Tienen un mayor rendimiento

Gracias a que aprovecha el vapor de agua generado en la combustión transformándolo en energía, las calderas de gas de condensación son más eficientes y llegan a conseguir una eficiencia energética estacional del 93,5% frente al 81% de una caldera tradicional.

En muchas comunidades autónomas su instalación está subvencionadas

Con el objetivo de incrementar la implantación de las calderas de gas de condensación y eliminar poco a poco las tradicionales, para así reducir la factura energética y las emisiones de gases, muchas comunidades autónomas han implantado un Plan renove de calderas de condensación para las personas.

Son silenciosas

Olvídate de los ruidos de la típica caldera tradicional cuando se enciende o se apaga, las calderas de gas de condensación funcionan sin interrupciones por lo que son silenciosas.

Entre otras de sus ventajas están:

  • No necesitan un tanque de agua caliente
  • Por lo general son más compactas
  • Perfecta para pisos o casas pequeñas
  • Trabajan automáticamente al abrir la llave
  • Actualmente, este tipo de calderas aportan diseño y tecnología a las viviendas

Tipos de calderas de gas

Gracias a las innovaciones y a la tecnología podemos diferenciar hasta cuatro tipos de calderas de gas diferentes según su función y rendimiento.

Calderas de gas estancas

Las calderas de gas estancas no consumen oxígeno dentro del local, tienen un tipo de funcionamiento seguro ya que el aire no entra en contacto con los gases producidos con la combustión.

Tienen la cámara de combustión sellada, son bi-tubulares, es decir, por un conducto absorbe el aire exterior y por el otro extrae los gases tóxicos eliminándolos por la tubería de ventilación.

Calderas de gas de bajo NOX

Las calderas de gas de bajo NOX también son estancas pero se diferencian en su diseño y su sistema es similar a las calderas de condensación, ofreciendo un índice de emisión de NOX más bajo.

Cumple con las normativas de ecología y respeto con el medio ambiente al reducir los gases contaminantes. Al igual que las estancas, usa el aire del exterior. El quemador es refrigerado por el circuito del agua y así reduce la temperatura de los humos y por tanto, la contaminación.

Calderas de gas atmosféricas

En las calderas de gas atmosféricas la cámara de combustión está abierta. El aire que utiliza para la combustión está en el mismo sitio de la caldera, por lo que es menos eficiente energéticamente y que sea más contaminante.

Calderas de gas de condensación

¡Toda una revolución en el funcionamiento! Como comentábamos en este mismo artículo reutilizan la energía que genera el vapor de agua en la combustión del gas.

Se caracteriza por ahorrar en energía y costes y una mejor producción de agua caliente y/o sistemas de calefacción.

Su rendimiento comparativo puede ser mayor al 100%. Ahorro de energía y de costes, y mejor producción de agua caliente y/o sistemas de calefacción.

Y, según el tipo de instalación, hay hasta 2 tipos de calderas diferentes:

  • Las calderas murales, que se instalan en la pared de la vivienda
  • Las calderas de pie, que se instalan en el suelo y normalmente tienen un nivel mayor de potencia

Está claro que las calderas de gas de condensación son la mejor opción, ahorras en la factura del gas, eficiencia energética, mayor rendimiento, respetuosa con el medio ambiente y silenciosas, son algunas de las ventajas que la diferencian del resto de calderas de gas. Si estás dudando en qué tipo de caldera de gas poner en casa, ¡ya tienen la solución! Opta por la eficiencia energética en confort y agua caliente.

Salir de la versión móvil