Qué son las puertas cortafuegos y su normativa

Qué son las puertas cortafuegos y su normativa

La división de los edificios en distintos sectores a través de puertas resistentes al fuego es primordial para la prevención de incendios.

Estas puertas ayudan a aislar el fuego del resto de zonas sensibles y lograr una extinción más sencilla minimizando el riesgo de las personas y reduciendo pérdidas materiales.

Es muy importante fabricar y diseñar puertas cortafuego que cumplan con la normativa y que sean de calidad debido a su uso en casos extremos.

En este artículo te explicamos todo lo que necesitas saber sobre las puertas cortafuegos y su normativa.

¿Qué son las puertas cortafuego?

Las puertas cortafuego son un sistema de protección pasiva contra incendios que ayudan a evitar la propagación de un incendio en un edificio.

Este tipo de puertas no deben permitir el paso del humo al resto del edifico para evitar problemas de asfixias por humo y facilitar evacuar a las personas que se encuentran en el edificio en caso de incendio.

Para evitar que el incendio se propague de forma rápida y retardarlo, deben estar puestas por compartimentos.

¿Dónde poner puertas cortafuego?

Las puertas cortafuego se suelen colocar en edificios en lo que hay una gran afluencia de personas y se colocan principalmente en las escaleras del edificio.

Además, las puertas cortafuego deben estar señalizadas con los instrumentos indicados en la norma de seguridad para este tipo de instalaciones para la seguridad contra incendios.

Por otro lado, este tipo de puertas deben abrirse fácilmente desde dentro del edificio ya que son una salida en caso de emergencia, por lo que no se les puede poner llaves.

¿Qué pruebas pasan?

Es importante que las puertas cortafuego estén fabricadas con materiales que sean resistentes al fuego además de estar recubiertas por materiales aislantes que evitan que la puerta se caliente en caso de incendio y produzca quemaduras al abrir la puerta.

Estas puertas suelen fabricarse con fibra, cerámica y acero que se recubren con planchas aislantes de calor. Las bisagras y las cerraduras de las puertas también deben fabricarse con materiales que sean resistentes al calor.

Además, deben tener un sistema de bloqueo automático para que las personas no puedan volver a acceder al edificio en caso de incendio.

En cuanto al tamaño, debe ser el adecuado para que puedan acceder sillas de ruedas, camillas y los equipamientos necesarios por los servicios de urgencia.

Normativa puertas cortafuego

Desde el pasado 1 de septiembre de 2019, según la norma UNE EN 16034:2015 son obligatorias. Esta normativa es específica para puertas peatonales, industriales, comerciales y ventanas practicables con características resistentes al fuego.

Según RPC (Reglamento de los Productos de Construcción), todos los productos que se comercializan con la intención de convertirse en parte de la construcción de forma permanente, tienen que cumplir con una serie de requisitos básicos de resistencia mecánica, estabilidad, seguridad en caso de incendio, salud y medio ambiente, higiene, protección al ruido, seguridad y accesibilidad, aislamiento térmico y economía energética.

Puertas fenólicas

Las puertas fenólicas son un tipo de puertas cortafuego construida con una base de sándwich cuyo interior está relleno de poliestireno o lana de roca y su bastidor perimetral está construido con resinas fenólicas, lo que ayuda a que se adapte a numerosos entornos.

Las puertas fenólicas pueden fabricarse en distintos espesores, con distintas bisagras según la ubicación y se le puede añadir cualquier cerradura o manera.

Puedes encontrarla en una gran variedad de colores lisos, colores maderas, piedras o granitos, además de acabados con distintas texturas.

Tipos de puertas cortafuego

Existen distintos tipos de puertas cortafuego como pueden ser:

  • Puertas correderas: específicas para cerrar huecos de grandes dimensiones, pueden ser motorizadas o manuales.
  • Puertas batientes: son específicas para aquellos lugares con un gran tráfico de personas. Puedes encontrarlas de 1 o 2 hojas, industriales, de grandes dimensiones, con bisagra oculta, etc.
  • Puertas seccionales: son específicas para edificios industriales, comerciales o edificaciones públicas parar dividir espacios en caso de incendios. Tiene 3 tipos de aperturas: horizontales, verticales o elevadas.
  • Puertas guillotina: este tipo de puertas cortafuego permanecen abiertas y cuentan con un electroimán que cierra de forma automática la puerta en caso de incendio. Estas puertas son muy eficientes en edificios industriales.
  • Puertas enrollables: son un tipo de persianas enrollables cortafuego que impiden la entrada del agua y de humo y garantizan una alta resistencia al fuego. Pueden estar siempre abiertos y contar con un electroimán que la cierre de forma automática.

Niveles de resistencia de una puerta cortafuego

Los niveles de resistencia de las puertas cortafuego pueden ir desde Ei-30 hasta Ei-120, lo que indica una duración de resistencia al fuego entre los 30 y los 120 minutos.

Es muy importante que la fabricación y el diseño de las puertas cortafuegos cumplan con la normativa UNE EN 16034:2015. Además, si están fabricadas a medida, esto será un plus tanto en funcionalidad como en estética. Existen multitud de colores y acabados diferentes. Las puertas cortafuego permiten evitar que el fuego avance y se instalan en grandes superficies, cerrando y aislando la zona que esté en llamas facilitando las labores de evacuación.

Salir de la versión móvil