Colchón duro o colchón blando: ¿cuál elegir?

Dormitorio con cama

Si tenemos en cuenta que las personas adultas dormimos entre 6 y 8 horas diarias, podemos decir que nos pasamos entre 20 y 25 años de nuestra vida durmiendo. Por este motivo, la calidad del tiempo que pasamos en la cama es primordial, y de ella depende indudablemente el tipo de colchón que tengamos. Es muy común que la gente se pregunte si es mejor un colchón duro o un colchón blando, y la respuesta como casi siempre es depende.

Los colchones duros están especialmente indicados para personas con una masa corporal alta, pero también para adultos sin patologías concretas. Por otro lado, los colchones de firmeza alta son los que ofrecen el mejor descanso.

Durante mucho tiempo se ha considerado que los colchones duros son mejores que los colchones blandos. Sin embargo, esto no es del todo cierto, ya que todo dependerá del peso, la postura, la existencia de apneas y dolencias que pueda padecer la persona, entre otros factores.

Si quieres encontrar un buen colchón, Pikolin sigue siendo una de las mejores marcas españolas de colchones y una de las que mejor relación calidad-precio ofrecen. En su catálogo encontrarás un amplio abanico de modelos y firmezas para que puedas elegir el colchón que mejor se adapte a ti. Puedes consultar los mejores colchones de Pikolin aquí.

¿Qué entendemos por dureza?

La dureza de un colchón está relacionada con la fuerza que se debe ejercer sobre la espuma para que se comprima. Cuanta más fuerza haga falta, más dura será la espuma. Por este motivo, el peso es fundamental a la hora de elegir un colchón más o menos duro. En cualquier caso, hay que encontrar el punto justo para que la columna quede bien alineada.

La firmeza es tan importante como la dureza

Mientras un colchón demasiado blando provoca demasiado hundimiento, arqueamiento de la espalda y poco apoyo a la columna, un colchón demasiado duro provoca una postura poco natural, ya que casi todo el apoyo se concentra en los hombros y las caderas.

Por tanto, la firmeza del colchón juega un papel imprescindible para decidir qué colchón nos conviene más. Hay colchones fabricados con espumas muy duras pero a la vez son sensibles y elásticas, por lo que aportan una sensación mullida a pesar de ser colchones duros. De la misma forma, hay colchones fabricados con espumas más blandas que no proporcionan una sensación de hundimiento.

Ten en cuenta tu peso y postura al dormir a la hora de elegir el colchón

Tanto nuestro peso como nuestra postura al dormir son los dos factores más importantes a la hora de elegir el tipo de colchón. Estos son los colchones que necesitarás dependiendo de estos dos factores:

  • Personas con bajo peso. Un colchón demasiado duro puede no ser el más apropiado para ellas, ya que no habrá suficiente peso como para comprimir la espuma. En este caso, la presión se concentrará en la cadera y los hombros, lo que hará que se adopte una postura poco natural.
  • Personas con mucho peso. Un colchón demasiado blando se comprimirá mucho si el peso es superior a 100 kilos, lo que hará que la espalda se arquee demasiado.
  • Personas que duermen boca arriba. Necesitan apoyo en la columna vertebral y en la parte lumbar para evitar dolores. Por tanto, lo más recomendable es que estas personas utilicen colchones bastante duros.
  • Personas que duermen boca abajo. Las personas que duermen en esta posición necesitan colchones más duros para sostener adecuadamente las caderas y evitar hundirse.
  • Personas que duermen de lado. Los puntos de presión más vulnerables de las personas que duermen de lado son los hombros y las caderas. Además, también necesitan un buen soporte en el cuello. Las personas que duermen en esta postura no deberían usar colchones demasiado blandos.

CASAS PREFABRICADAS EN ESPAÑA - LISTADO DE EMPRESAS

X
Salir de la versión móvil