Colchas de cama: ¿Cómo elegir la mejor?

mantas de cama

La calidad de las colchas de cama es un factor que deberíamos tener en cuenta a la hora de elegir la manta ideal para nuestra cama. Piensa que la colcha está en contacto constante con tu piel y depende de su calidad tanto posibles alergias como la comodidad durante el descanso.

Es normal que, cuando una familia busca comprar una colcha se fije sobre todo en el diseño de la misma y en que éste encaje con la decoración y estilo de la habitación. Pero, ¿no tiene más sentido buscar una colcha de calidad, con materiales respetuosos y un buen proceso de fabricación y luego centrarse en el diseño? Sin lugar a dudas, comenzar el proceso de compra desde la calidad evitará posibles problemas y además mejorará muchísimo la calidad del descanso familiar.

Es por ese motivo que a continuación te en qué factores debes fijarte para comprar colchas de cama y elegir aquella que mejor se adapte a ti y a tus necesidades

¿Cómo saber que es mi colcha ideal?

1. Los materiales.

Como hemos comentado con anterioridad los materiales en los que estén confeccionadas las colchas de cama y las mantas de grazalema son fundamentales. Piensa que la colcha está en continuo contacto con nuestra piel e incluso boca y ojos, por lo que hay que buscar materiales naturales y a ser posible respetuosos con nuestra piel. Por otro lado el material de la colcha determinará su suavidad, y por lo tanto la calidad del descanso. Dormir con una colcha rígida o que no sea suave al tacto puede volverse desagradable.

2. Funcionalidad.

Evidentemente, la colcha tiene diferentes funcionalidades en invierno que en verano, e igualmente para una cama de matrimonio que para una cama individual.

Tampoco deberías comprar la misma manta si vives al norte que si lo haces al sur: la funcionalidad de la manta será totalmente distinta.

Si buscas una manta que te proporcione abrigo es recomendable que busques una de 100% Lana Merino suave al tacto, resistente y calentita. Además estarás contribuyendo a mantener las labores de confección antiguas y ese patrimonio cultural.

3. Tamaño.

Elegir correctamente el tamaño de tu colcha es también un factor que debes tener en cuenta. De hecho, una manta con el tamaño incorrecto puede provocarte muchos dolores de cabeza durante el descanso. De hecho, aunque puede que la colcha la quites para dormir en algunos momentos del año, es importante que elijas la medida idónea que te cubra (pero tampoco que sobre demasiado porque si no se caerá para los lados durante el sueño) en caso de que la necesites en noches más frías.

También puedes buscar empresas que ofrezcan la posibilidad de crear colchas a medida, siendo ésta la mejor opción si tu cama cuenta con medidas o necesidades especiales.

4. Diseño.

Una vez que hayas barajado todos los factores anteriores, es cuando debes centrar tu atención en el diseño de tu colcha de cama o manta de grazalema. Lo más importante es asegurarte que la misma cubrirá todas tus necesidades y que te procurará un buen descanso y comodidad total.

Hoy en día las empresas fabricantes de colchas ofrecen un sinfín de modelos y diseños, por lo que seguro que podrás encontrar uno del que te enamores. Eso sí: tienes que tener en cuenta que la colcha debe ser un complemento a la decoración de la habitación, debiendo ir al unísono y buscando opciones que no desentonen ni con el estilo ni con los colores elegidos para ello.

Esperamos que te hayan servido nuestros consejos y que ahora sepas valorar mejor la calidad de las colchas de cama y elegir la que mejor se adapte a tus necesidades.

Salir de la versión móvil