Ventajas del autoconsumo fotovoltaico para tu vivienda

Ventajas del autoconsumo fotovoltaico para tu vivienda

Antes de nada, te estarás preguntando qué es la energia solar fotovoltaica para viviendas. Seguro que si te mencionamos los paneles solares te suenan un poco más.

El autoconsumo fotovoltaico es la producción individual de electricidad para el propio consumo a través de paneles solares fotovoltaicos. Pueden ir conectados a la red eléctrica o no, y en función de ello, podemos dividirlo en sistemas aislados, conectados o conmutados a la red.

Los sistemas aislados producen electricidad que se consume al momento y se almacena en una o varias baterías eléctricas, mientras que los sistemas conectados permiten verter la electricidad que no se consume a la red eléctrica.

En último lugar, los sistemas conmutados a la red se realizan con un conmutador aparte o integrado en el inversor, que convierte la instalación solar en una aislada. Para este último, son necesarias baterías con un poco de acumulación, por lo que la instalación suele ser bastante más cara.

Sin duda, el consumo fotovoltaico es una de las instalaciones fotovoltaicas más utilizadas a nivel mundial, y si esto es así, es porque cada vez más personas están apreciando las numerosas ventajas que posee.

Aunque no podemos negar que se usa fundamentalmente en los países escandinavos, a pesar de las pocas horas de sol que allí tienen.

Así que, si vives en España, teniendo en cuenta las horas del sol que hay, ¿cómo es que aún no te has decidido?

¿Quieres saber cuáles son las principales ventajas del consumo fotovoltaico?

Ventajas de la energía solar

  • Ahorrar en la factura de la luz: energía gratuita, libre de impuesto e ilimitada
  • Independencia frente a las variaciones en el precio de la luz
  • Reducción de las emisiones de CO2 produciendo energía verde
  • Beneficio fiscal por las subvenciones al autoconsumo

A continuación te explicamos las principales ventajas para que te decidas y te animes a realizar la instalación fotovoltaica en casa.

1. La instalación y el mantenimiento son sencillos

Aunque no lo creas, la instalación fotovoltaica es relativamente sencilla: dispones de varias opciones de estructuras para módulos fotovoltaicos y el cableado es bastante simple.

En cuanto al mantenimiento, no debes de preocuparte mucho por él porque es rápido y fácil. Eso sí, deberás mantener el sistema limpio pero bastará con emplear agua y jabón. Además, sería conveniente revisar cada cierto tiempo que las gomas y la instalación en general se encuentran en buen estado.

Por último, no te olvides de realizar revisiones del depósito de acumulación al menos una vez al año.

2. Tendrás un ahorro económico notable

No te vamos a engañar: el ahorro económico que tendrás dependerá de las condiciones y necesidades de tu vivienda, pero es una realidad que el precio de la electricidad va en aumento, mientras que los precios de los equipos fotovoltaicos son mucho más baratos.

Además, teniendo en cuenta que los equipos fotovoltaicos pueden llegar a durar hasta 40 años, te aseguramos que se pueden amortizar en una media de entre 7 y 10 años, y seguro que merecerá la pena teniendo en cuenta que los años posteriores notarás un ahorro importante.

Respecto al ahorro energético una vivienda con una potencia instalada de 4.6 W y un consumo anual de 5.300 kWh supone un ahorro aproximado de 800€ al año durante los primeros 25 años, pasado ese tiempo seguiriamos ahorrando unos 600€ al mes.

3. Es beneficioso para el medioambiente

No nos podemos olvidar de este punto, ya que en la actualidad es de vital importancia cuidar el medioambiente. La gran ventaja de este sistema es que no produce emisiones de CO2 y podremos prescindir de usar fuentes de energía no renovables.

Otra gran ventaja es que se trata de una fuente limpia e inagotable y tampoco contaminan de manera visual.

4. Tiene más aplicaciones de las que imaginas

¿Creías que su único uso era iluminar la casa?
Te sorprendería saber que no solo sirve para iluminar la casa, sino que también se puede emplear para suministrar calefacción y tener agua caliente, además de otras aplicaciones.

5. Es una gran fuente de energía

Como ya hemos mencionado, se trata de una fuente inagotable, y si encima vives en España, no vas a tener problemas para generar energía. Eso sí, deberás tener en cuenta de cuántas horas de sol al año dispones, ya que no es lo mismo vivir en el norte que en el sur del país.

Por ello, una pequeña desventaja es que los días nublados o lluviosos no se generará la misma energía y deberás prever su almacenamiento.

Salir de la versión móvil