Skip to main content
Receta rapida de carne al carbon para Barbacoa

Receta rápida de carne al carbón para Barbacoa

Esta es una receta muy sencilla en donde no tendremos que esperar a que la temperatura haya aumentado demasiado. Es decir, que si tenemos mucha hambre se trata de una de las recetas más adecuadas para poder hacer de manera inmediata.

A continuación te vamos a indicar todo lo que vas a necesitar así como los pasos para poder hacerlo de una forma detallada.

Te recomendamos que memorices esta receta porque seguro que más de una vez la vas a utilizar en comidas familiares o cuando hayas preparado un plan con los amigos.

Ingredientes necesarios

  • Necesitaremos una parrilla (lógicamente) y el tipo de carne que vamos a cocinar.
  • También necesitaremos sal.
  • Opcionalmente se puede llegar a condimentar con algunas especias especiales pero esto va a gusto de cada comensal.

Procedimiento

Primer paso

Lo primero que vamos a hacer es salar la carne y dejar que repose durante unos 60 minutos para que adquiera el máximo sabor posible. Después tendremos que hacerle un corte especial para que no quede ni demasiado grueso (y no se llegue a hacer del todo bien) o muy fino para evitar que se pueda llegar a resecar.

La mejor idea es utilizar un corte del tipo stirk steak (en España lo conocemos como despiece en la entraña). Se localiza entre la parte baja de la costilla y la falda, en la parte de debajo del diafragma.

Segundo paso

Ahora procedemos a encender el carbón. En el momento en el que haya cogido temperatura colocaremos la carne directamente sobre el mismo, sin utilizar la parrilla ni nada: es cierto que se puede pegar un poco de ceniza pero una vez que ya terminado de hacerse se puede llegar a retirar sin ningún tipo de problema.

Este paso se ha de mantener entre 30-45 segundos por cada cara para conseguir un resultado francamente increíble.

Último paso

Finalmente tendremos que envolver la carne en papel de aluminio y la pasaremos por la parrilla normal durante otros 30-45 segundos.

La retiramos del fuego y dejamos que se termine de cocinar con su propio calor (unos 15 minutos debería de bastar). De esta manera lo que hemos conseguido es cocinarla con un fuego muy intenso durante muy poco tiempo para conservar mejor el sabor que se perdería con el fuego tradicional.

Servido

Se recomienda cortar la carne a contrario de veta y servirla sin que llegue a enfriarse. Se puede servir con una guarnición de patatas o verduras a gusto del comensal.

Como ya te hemos comentado, lo que más destaca en esta receta es la rapidez con la que podemos llegar a ponerla en práctica. Eso sí, si nos pasamos del tiempo especificado en el segundo paso es posible que la ceniza sea tan exagerada que no haya forma de eliminarla.

Si se siguen los pasos al pie de la letra conseguiremos un sabor de carne que muy difícilmente podemos haber probado en nuestra vida.

Barbacoa con queso camembert

¿Barbacoa con queso camembert? Una idea fabulosa

Ya sabemos que los quesos son un acompañamiento ideal que queda estupendamente con casi cualquier tipo de comida. Su cremosidad es ideal para la preparación de ciertos platos principales así como postres de lo más variopintos.

¿A qué nunca se te habría ocurrido que pudiera existir una receta de Barbacoa con queso camembert?  Pues existe, es muy fácil de preparar y, además, está deliciosa.

Sigue leyendo para encontrar esta fabulosa receta junto a los pasos que tenemos que realizar para que salga perfecta.

Ingredientes

  • En primer lugar nos hará falta un queso camembert que venga en una caja de madera.
  • Un poco de aceite de oliva para darle sabor y para que la carne se pueda cocinar.
  • Especias como hierbas y pimienta negra.
  • Sal
  • Tomates secos que se encargarán de dar sabor a la carne (y también de servir como una deliciosa guarnición).
  • La carne que nos apetezca

Como puedes ver, no se tratan de ingredientes difíciles de conseguir y mucho menos caros. Se pueden encontrar fácilmente en cualquier establecimiento… solo asegúrate de que la carne y el queso sean de la mayor calidad posible.

Quizá el queso en caja de madera pueda llegar a ser algo más complicado de encontrar que el resto de ingredientes, existe la posibilidad de que tengamos que acudir a un centro algo más especializado en quesos pero seguro que en tu ciudad existe un lugar similar

Procedimiento a seguir

  • Lo primero que haremos será coger el queso y hacerle un corte haciendo una cruz en su caja de madera (de ahí la importancia de que viniera en este tipo de envase)
  • A continuación cogemos el aceite de oliva y lo vamos vertiendo poco a poco en los cortes que hemos realizado. La idea es que se vaya impregnando de ese sabor tan especial pero que, a la vez, le demos el tiempo suficiente como para que pueda absorberlo. Si no lo hacemos con cuidado podemos encontrarlos con algunas partes excesivamente grasientas así como algunas que estarán muy secas.
  • El siguiente paso será cortar los tomates secos en finas láminas y condimentarlo con las especias que hemos listado en el apartado anterior. A continuación también condimentaremos la carne de la misma manera. Dejamos algunos minutos para que se impregne del sabor y luego pasamos al punto 4.
  • Ahora tenemos que dar un paso importante: en primer lugar ponemos la carne a cocinar durante algunos minutos. Después colocamos a su lado la caja y la vamos volteando regularmente para que no llegue a quemarse (calcular unos 15 minutos hasta que esté hecha). Es importante tener en cuenta que realmente la carne es algo secundario, de hecho la receta original ni tan siquiera la incluye, con el queso y los tomates tenemos un menú estupendo.
  • Ahora nos toca montar el plato. Cogemos trocitos del queso y lo vamos sirviendo en conjunto con las láminas de tomate. Si finalmente nos hemos decidido por utilizar la carne podemos colocarla como principal protagonista del plato.

Opcionalmente podemos servirlo con frutos secos variados, cortar algunos trocitos de pimiento y colocarlos a su alrededor. En la misma barbacoa podemos utilizar la temperatura para poder tostar pan en finas rebanadas y luego colocarlas en los bordes del plato.

Tenemos un gran abanico de posibilidades a realizar con esta maravillosa receta. Pruébala y luego personalízala a tu gusto añadiendo o eliminando cualquier detalle que puedas considerar importante.

Una buena receta con la que innovarás en tu repertorio.