Skip to main content
paviementos industriales

PAVIMENTOS INDUSTRIALES

Sabemos, por experiencia, que todos los suelos van a sufrir agresiones de todo tipo, ya sea en los sectores de alimentación, sanitarios, como el de automación, logísticos o laboratorios, cada suelo necesita de soluciones y acabados específicos para cada actividad y así conseguir alargar su vida y mantenimiento. Señalizaciones, suelos sin juntas, pavimentos que reducen el ruido, que soportan cambios de temperaturas bruscos, paso de vehículos y maquinaria, junto al acabado hace de nuestros suelos el aliado ideal para su empresa.

¿Qué es el suelo industrial? Un suelo o pavimento industrial es aquella superficie pensada y fabricada específicamente para que se lleve a cabo una actividad, fábrica, oficina, almacén o cualquier otro lugar donde se instale. En un proyecto de obra industrial es muy importante determinar con sumo cuidado que tipo de pavimentos industriales que se escoge ya que, sobre el que se termine instalando, se van a realizar todas las actividades de la industria y, una vez entre en servicio con todos sus procesos de fabricación y con la circulación de carretillas y demás elementos móviles, normalmente a toda velocidad, se van a producir infinidad de esfuerzos mecánicos (de compresión, impacto, dinámicos, etc.), térmicos (cambios bruscos de temperatura, cámaras de congelación, vertidos a altas temperaturas, etc.) Y químicos (de los productos que se producen, agentes de limpieza, etc.), que pueden producir deterioros indeseables sobre el mismo.

Sin lugar a duda, los pavimentos industriales son la mejor solución para evitar, en la medida de lo posible, todos estos efectos. No obstante, a lo largo de su vida útil, pueden tener deterioros que precisarán de un mantenimiento constante si se quiere tener la industria en perfecto estado y funcionamiento y, aunque una de las ventajas de los pavimentos industriales sea su facilidad de reparación, no siempre las condiciones lo hacen de fácil acometer. Por lo tanto, es muy importante asegurarse bien de las solicitaciones que requerirá la industria cuando ésta entre en servicio, para determinar el espesor del material de gres, los materiales de fijación, las resinas antiácidas para el sellado de las juntas entre losetas y los sistemas de instalación.

GRAN PARTE DE LA BUENA MARCHA DE LA FUTURA INDUSTRIA, DEPENDERÁ DEL PAVIMENTO SOBRE EL QUE SE DESARROLLARÁ TODA SU ACTIVIDAD.

Actualmente, las industrias no paran prácticamente nunca sus procesos de fabricación, cosa que imposibilita reparar los deterioros en condiciones óptimas. La presencia de humedad, agua, bajas temperaturas, la maquinaria instalada, etc., o la propia marcha de los procesos de producción, lo dificulta enormemente. Es entonces cuando empiezan los problemas y se eternizan las soluciones. Se empieza con los apaños, que no resuelven el problema, y con unos costos que terminan siendo, en muchos casos, para todos muy elevados (reparaciones durante la noche o fines de semana, lucro cesante para la industria, etc.) y que, sea quien sea el que termine absorbiéndolos, el problema sigue existiendo y la industria es la que lo sufre y lo va a seguir sufriendo. Además, las reparaciones que no se realizan en condiciones adecuadas de temperatura, humedad, tiempo de ejecución, etc., no son precisamente lo mejor ni para el resultado estético ni por supuesto para el funcional, propiciando el envejecimiento prematuro del pavimento.

Como conclusión, diríamos que sería conveniente pensar en que el PAVIMENTO INDUSTRIAL que se decida instalar, tenga una amortización a largo plazo como el resto de la industria y que es mejor invertir un poco más en él, siempre que evidentemente las solicitaciones lo requieran, antes de que, por querer que su precio final salga más económico dentro de la inversión global de la obra, lo terminemos pagando más caro con un mantenimiento intenso, continuado y con los problemas añadidos que eso comporta. Por supuesto que un buen PAVIMENTO INDUSTRIAL siempre puede llegar a requerir un pequeño mantenimiento durante su vida útil pero este mantenimiento dependerá, en gran parte, de la decisión, por un lado, de los materiales que lo componen y, por otro, del sistema de instalación que se aplique para su instalación. En función de todo ello, acabará teniendo un mantenimiento prácticamente inexistente, despreciable o costoso.

Si te ha gustado compártelo 🙂

Sandra

Soy Sandra y tengo 33 años, amante del interiorismo, las bellas artes y el diseño, escribo desde Málaga y comparto con vosotr@s todo lo que se me pasa por la cabeza, tendencias, consejos, decoración y todo lo que nos gusta :)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *